CLASIFICACION DE LOS HELADOS
CLASIFICACION DE LOS HELADOS
 

 

CLASIFICACION DE LOS HELADOS
TEXTURA Y PASTEURIZACION
EL AZUCAR EN LOS HELADOS
LA GLUCOSA EN LOS HELADOS
MENU DE HELADOS
imagen
Clasificación legal de los helados

Esta clasificación legal se hace en base a lo que indica el Código Alimentario o Reglamentaciones locales (si las hay) sobre el tema. En línea general estas influyen en cómo podemos denominar un producto en particular, o si podemos darle un nombre o no.

Consulte en su país si hay normas estrictas con referencia a estas clasificaciones.
imagen
Clasificaciòn Legal de los Helados
click aquì para màs informaciòn
Buzon de Sugerencias
Tu opinión cuenta para mejorar nuestra información.
Helados: ¿Artesanal? ¿Industrial?
Constantemente nos consultan sobre a que nos referimos cuando hablamos de helado artesanal, o qué se considera helado industrial.

Para entender la diferencia es necesario hacer algunas aclaraciones, hay clasificaciones que tienen que ver con la forma de elaboración del helado, y otras con la calidad de las materias primas utilizadas.

Esto quiere decir que los parámetros para definir un helado pasan por la calidad del producto terminado o por la forma de producción y las herramientas utilizadas y como estas influencian en la calidad del producto final.

Algunas personas interpretan que un producto artesanal es aquel que se elabora de manera "hogareña", un "hecho en casa", también se asocia lo artesanal con la forma en que se presenta o sirve el producto.

Antes que nada, debemos dejar claro que no hay que confundir “artesanal” con “productos orgánicos”, que están de moda hoy en día.

A veces en el concepto popular un helado artesanal es el que se elabora con leche recién ordeñada, huevos frescos, fruta macerada y procesada por el mismo heladero, etc. Pero este concepto está errado.

Por un lado, elaborar el helado con materias primas propias, producidas en su fábrica o granja por el heladero, no garantizará que el producto sea mejor; de hecho, a veces el uso de elementos frescos constituye un riesgo bacteriológico o por lo menos resulta antieconómico.

Así, aunque sea posible elaborar “todo casero”, el tema del manejo de los costos y la seguridad con algunos productos debe ser tenido en cuenta.